La planificación del paisaje del Oratorio San José es sin duda de estilo estival y ofrece una diversidad de colores, formas y texturas. La belleza de sus flores, de sus árboles y de sus arbustos suscita la admiración de los visitantes. Desde los florecimientos tempranos de la primavera hasta las últimas hojas coloridas del otoño, el jardín del Oratorio está siempre «en flor».

De inspiración francesa, las camas de flores de la entrada principal y la gran avenida peatonal fueron diseñadas en 1923, en la época cuando fue instalado el monumento de San José realizado por el escultor Alfred Laliberté. Estas camas de flores simétricas presentan cuatro grandes mosaicos formados por las diversas variedades de flores meticulosamente plantadas en la tierra. La siembra se inicia en la mitad de mayo y no se termina sino hasta finales del mes de junio.

A medida que progresó el desarrollo del paisaje del sitio, se añadieron camas de flores a la inglesa, las cuales se codean felizmente con flores perennes y anuales, las cuales fueron añadidas en la fachada, en el nivel de la explanada y en los jardines del Vía Crucis.  Un equipo del Oratorio formado por horticultores y jardineros, renueva cada año la planificación del paisaje de los jardines y cuida de su mantenimiento.

SABER MÁS